Sinergia o sociabilidad en un entorno investigador

He pasado mucho tiempo en entornos de investigación en unas universidades y otras. He aprendido mucho y conocido mucha gente, pero también he visto aspectos o comportamientos mejorables.

Aspectos negativos que suelen darse en los proyectos o grupos de investigación españoles:

Parecen muchos puntos negativos, pero la mayoría están interrelacionados. He tenido la suerte de poder compartir espacio con uno de los grupos más potentes del mundo en investigación, y he intentado entender por qué ellos son tan buenos y nosotros no tanto. Algunas de las conclusiones:

Queda claro donde estamos y donde podríamos estar, pero no todo va a ser mejor fuera, aspectos que considero iguales en ambos ambientes:

Es decir son gente joven, motivada y con ganas de aprender y tiempo para hacerlo, y ahora llega el meollo ¿Cómo podemos mejorar? Porque el objetivo es claro, hay que mejorar si queremos estar donde están ellos y el potencial lo tenemos. Hay cosas que no podemos cambiar porque no dependen de nosotros y de quienes depende les da exactamente igual. Es decir, ni vamos a conseguir más recursos, ni mejores sueldos, ni más estabilidad, ni seguridad profesional, pero luego hay aspectos que se pueden mejorar y todos se basan en una cosa: COMUNICACIÓN.

Después de darle muchas vueltas, ese es el problema, no hay visibilidad ni comunicación en los grupos españoles, por lo menos en los que yo he estado.

Desde mi posición como investigador intenté propones algunas soluciones para estos problemas, pero siempre me encontraba con las reticencias de los integrantes a hacer esfuerzos y no eran los becarios o investigadores más jóvenes sino los más experimentados. Muchas de mis ideas después las he vivido en mi etapa con SCRUM y leido en libros de XP programming. Por ejemplo:

La investigación, siempre, siempre es un camino apasionante, duro y competitivo pero apasionante. Intentemos que sea útil para todos e intentemos que el resultado sea una suma de los mejor que podemos dar. Creo que un enfoque basado en XP supondría un salto cualitativo en cualquier ambiente investigador, siempre que todas las partes estén implicadas en el cambio.